¿Qué diferencias existen entre la cosmética natural, biológica y ecológica?

La cosmética natural tiene cada vez mayor acogida, una muestra de ello es la mala fama que tienen los parabenos.

Por ello, los fabricantes están eliminando estos agentes químicos del listado de ingredientes así como apuestan por etiquetados que evoquen a la naturaleza con términos como bio y eco. Pero, ¿qué diferencias existen entre la cosmética natural, biológica y ecológica?

“Un cosmético se clasifica con el término de natural cuando su composición está formada principalmente por productos de origen natural. De hecho, las marcas que se clasifican bajo este nombre reivindican que un elevado porcentaje de sus ingredientes son naturales”, explica Macarena Viro, de la Farmacia Los Bombos de Córdoba y experta en Dermofarmacia.

Esto no significa que no incluyan ingredientes químicos, tal y como indica Paz Arnau, de la Farmacia de MªPaz Ferragut Chillida de Castellón y también experta en Dermofarmacia. “Natural hace referencia a que su composición contiene ingredientes de origen vegetal, pero no todos los cosméticos que tienen algún ingrediente de origen vegetal son naturales”, apunta Arnau. En su experiencia, siempre debemos fijarnos en el listado de ingredientes de un cosmético para comprobar qué activos son de origen natural y cuáles no. Sobre este tema, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicó en 2016 el informe Lo natural no tiene química en el que advertía de la publicidad engañosa con términos como bio, orgánico y natural en productos que realmente estaban elaborados con activos sintéticos.

¿Es lo mismo un cosmético biológico que uno ecológico?

Si la denominación de cosmético natural proviene estrictamente de su composición, aquellos catalogados como biológicos, ecológicos u orgánicos deben cumplir unos requisitos más exigentes tanto en su listado de ingredientes, el proceso de fabricación, el embalaje y el respeto al medio ambiente. Según Viro, estos tres térmicos significan lo mismo y su uso depende de cada país: “En Estados Unidos y Reino Unido se utiliza orgánico, en Francia prefieren llamarlos bio mientras que en España usamos el término ecológico”. Por tanto, puede haber productos naturales pero no necesariamente serán ecológicos, biológicos u orgánicos.

Para que un cosmético pueda ser calificado como tal, existen certificados oficiales como el Ecocert que exige la utilización de ingredientes procedentes de recursos renovables y transformados por medio de procedimientos respetuosos con el entorno y, además, un mínimo de éstos deben obtenerse a través de la agricultura ecológica. Según este organismo, el 95 por ciento de los componentes siempre tienen que ser de origen natural para poder hablar de cosmética natural aunque la cifra puede varían ya que existen otros certificados como Cosmebio, BDIH, Natrue y Cosmo.

Los activos naturales más utilizados en cosmética natural

Viro comenta que son muchos los principios activos que proceden de hojas, semillas o frutos destinados al cuidado de la piel. Según esta farmacéutica, algunos de estos ingredientes naturales más usados en cosmética son:

El aceite de rosa mosqueta

Es un aceite vegetal que se extrae de las semillas de un arbusto silvestre de la familia de las rosas, siendo la más activa la Rosa rubiginosa. Su composición es rica en ácidos grasos no saturados, vitamina A, C, B1 y B2, betacarotenos, taninos y flavonoides antioxidantes. “Se le atribuyen propiedades regenerantes y cicatrizantes, así como reduce las manchas y previene las estrías ya que aporta elasticidad a la piel”, comenta.

Aceite de argán

Se obtiene de los frutos del árbol Argania spinosa. Este activo contiene ácidos grasos esenciales y vitamina E. Entre sus beneficios Viro destaca que es hidratante, nutritivo, y regenerador un potente antiedad.

Flor de piedra

“También conocida como planta de la resurrección, es un vegetal que vive en el desierto y es capaz de absorber la humedad y proteger así sus células. En cosmética se utiliza por sus propiedades hidratantes”, explica.

Manteca de karité

Se extrae de las semillas del árbol Butyrospermum Parkit y aporta ácido oléico, vitamina A y E. Esta experta en Dermofarmacia señala que protege la piel de la deshidratación, es un excelente regenerante con acción cicatrizante de las heridas, siendo muy eficaz en zonas con grietas.

Ventajas e innconvenientes de la cosmética natural

Para Arnau no existen ventajas frente a otros productos sintéticos porque considera que depende de cada persona y la elección debe adaptarse al tipo de piel y sus necesidades. “Por ejemplo, alguien con alergias a extractos vegetales, aceites o frutas, debe seleccionar marcas dermatológicas”, aclara. En su opinión, ni todo lo natural es bueno ni todo lo químico es malo. “Debemos fijarnos siempre en el resto de componentes. Además, muchas marcas que se definen como naturales, después contiene más química que otras que no lo reivindican”, añade.

Por su parte, Viro menciona que los cosméticos naturales están indicados para todos tipo de piel y tienen una mayor tolerancia, aunque insiste en que tanto las plantas como cualquier ingrediente de origen natural pueden provocar alergias en un momento determinado. Además, esta farmacéutica sugiere que el aumento de este tipo de cosmética está relacionado por la filosofía de respetar el medio ambiente desde el cultivo de las plantas sin pesticidas ni herbicidas, su fabricación e incluso el uso de envase biodegradables.

Aparte de las posibles alergias, Viro alude como posible inconveniente a la difícil conservación de estos productos al no añadirles conservantes químicos lo que reduce su fecha de caducidad. Otra desventaja sería aquellos cosméticos que están en el mercado publicitados como naturales pero que en realidad no tiene ningún sello o certificación que lo avale.

You may also like...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *